Recomendaciones para la reducción de riesgos en el uso del cannabis.

La Junta Nacional de Drogas junto al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) presentaron una guía de pautas para la reducción de riesgos en el uso del cannabis.

La misma incluye diferentes recomendaciones para el consumo del cannabis. Su objetivo es contribuir al uso responsable de la sustancia principalmente en el modo recreativo, mediante la educación, la orientación y prevención en salud tanto de consumidores como instituciones.

Las pautas están divididas en diferentes ítems como:

  • edad de uso inicial.

Los mensajes de prevención deben enfatizar que, cuanto más tarde se inicie el consumo de cannabis, menores serán los riesgos de efectos adversos sobre la salud y el bienestar general del usuario a lo largo de su vida.

  • elección de productos.

Los usuarios deben conocer la naturaleza y la composición de los productos de cannabis que utilizan, e idealmente usar productos con bajo contenido de THC. Dada la evidencia de efectos atenuantes del CBD sobre algunos resultados relacionados con el THC, es aconsejable utilizar cannabis con un alto contenido de CBD.

  • métodos y prácticas de uso.

Es preferible evitar aquellos métodos que implican fumar cannabis quemado. Por su parte, el uso de comestibles elimina los riesgos en el sistema respiratorio, pero la aparición retardada del efecto psicoactivo puede resultar en el uso de dosis más altas que las previstas.

  • frecuencia de intensidad de uso.

Los usuarios deben ser conscientes y estar atentos de mantener su propio consumo de cannabis, así como el de sus amigos o compañeros, en forma ocasional.

  • utilización de cannabis y conducción.

Se recomienda categóricamente que los usuarios se abstengan de conducir (u operar otra maquinaria o dispositivos de movilidad) durante al menos 6 horas después del consumo de cannabis.

  • poblaciones de riesgo especial.

Las personas con predisposición o antecedentes familiares de primer grado de psicosis y trastornos por consumo de sustancias, así como mujeres embarazadas deberían abstenerse de consumir.

  • combinación de riesgos o conductas riesgosas.

Es probable que la combinación de algunos de los comportamientos riesgosos enumerados anteriormente aumente el riesgo de sufrir efectos nocivos por el consumo de cannabis.

Este trabajo está basado en el trabajo de la Iniciativa Canadiense de Investigación sobre el Uso Indebido de Sustancias.

La publicación se encuentra disponible en la web del IRCCA y en farmacias adheridas.

jueves 4 de octubre de 2018