Sociedades Científicas concuerdan en la necesidad de reducir la cantidad de pacientes por hora

 

En reuniones con el SMU han planteado la necesidad de disponer de consultas más largas para brindar una mejor atención. Este es un reclamo que se llevará a la ronda de negociación del próximo Consejo de Salarios.

 

Escuchar al paciente, examinarlo, escribir la historia clínica, explicarle la dolencia, los estudios y el tratamiento a realizar, responder a sus preguntas. ¿Cuánto tiempo son todos esos tiempos?  El resultado de esta suma muestra el desequilibrio existente entre el tiempo estipulado para atender a un paciente y el necesario para garantizar una atención de calidad.

Este es un planteo que, diferentes Sociedades Científicas del país con las que el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) se ha venido reuniendo desde que comenzó el año, coinciden en llevar como una exigencia a la próxima ronda de Consejos de Salarios, ya que consideran escaso el tiempo que los médicos disponen para cada paciente, lo que atenta contra la calidad de la atención sanitaria.

Actualmente, la estructura de las agendas médicas está regulada por dos convenios: uno para el sector púbico (2010), donde se estipulan 15 minutos por paciente, independientemente de la especialidad; y otro para el sector privado (2014), donde se establece el tiempo que debe dedicar a la consulta cada especialidad, el que va de 12 a 20 minutos – VER RECUADRO –.

En ambos sectores, los médicos plantean que los tiempos resultan casi imposibles de cumplir en la práctica y que, en sucesivas oportunidades, no se respetan los dobles turnos que son necesarios en la primera consulta, lo que dificulta el poder brindar una atención adecuada y establecer un vínculo sólido, elemento fundamental en la relación médico-paciente.

En definitiva, a más pacientes por hora hay dos caminos posibles: si el profesional cumple con el horario estipulado, probablemente el acto médico sea menos satisfactorio para el usuario. Por el contrario, si el médico destina más tiempo del acordado, trabajará más horas y eliminará los tiempos de comida y descanso. En cualquiera de los dos casos el saldo será negativo para ambas partes, afectando la calidad del servicio de salud.

El otro eslabón de la cadena, los usuarios, también se han manifestado respecto a este punto que hace a la relación médico – paciente, a través de la encuesta elaborada por la consultora Cifra para el Colegio Médico (2017), donde al preguntarles qué cambiarían de este vínculo destacaron dos aspectos: más tiempo destinado en la consulta y una mayor facilidad para conseguir hora.

Por su parte, la Encuesta de Satisfacción de Usuarios del Primer Nivel elaborada por la Junta Nacional de Salud (JUNASA), también evidenció la insuficiencia de los tiempos y la necesidad real que tienen médicos y pacientes de tener consultas más largas, ya que arrojó como resultado que 5 de cada 10 usuarios del sistema de salud uruguayo han tenido consultas superiores a los 15 minutos.

Hasta el momento, la Sociedad Uruguaya de Cardiología, Sociedad Uruguaya de Cirugía de Tórax, Sociedad Uruguaya de Nefrología, Sociedad Uruguaya de Pediatría, Sociedad Uruguaya de Hematología, Sociedad y Hemoterapia e Inmunohematología, Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria y la Sociedad Uruguaya de Medicina Interna, son las Sociedades Científicas que han participado de los encuentros.

Para los meses restantes, previo al Consejo de Salarios para el grupo 15 – sector que agrupa a los médicos- , el SMU planea reunirse con el resto de las Sociedades Científicas del Uruguay. Finalizadas estas actividades, se realizará un plenario con todas las Sociedades Científicas para, en conjunto, poder elaborar una plataforma única con los reclamos salariales y laborales.

 

miércoles 9 de mayo de 2018