Jornada de reflexión: "Ciencia y Religión"

Dr. León Kohn Elbert

15 de setiembre de 2008

Definición de los términos utilizados según la Real Academia Española (2001).

Ciencia – Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Saber o erudición.

Religión – Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

Fe – Conjunto de creencias de una religión. Conjunto de creencias de alguien, de un grupo o de una multitud de personas. En la religión católica, primera de las tres virtudes teologales, asentimiento a la revelación de Dios, propuesta por la Iglesia.

Alma – Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida. En algunas religiones y culturas, substancia espiritual e inmortal de los seres humanos.

Espíritu – Ser inmortal y dotado de razón. Don sobrenatural y gracia particular que Dios suele dar a algunas criaturas. Alma racional.

Adoración – Reverenciar y honrar a Dios con el culto religioso que le es debido. Reverencias con sumo honor o respeto a un ser, considerándolo como una cosa divina.

Agnosticismo – Actitud filosófica que declara inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia.

Ateo – Que niega la existencia de Dios.

Teísta – Creencia en un Dios personal y providente, creador y conservador del mundo.

Cielo – Esfera aparente azul y diáfana que rodea la Tierra. Dios o su Providencia.

Paraíso – Cielo. Lugar en que los bienaventurados gozan de la presencia de Dios. En el Antiguo Testamento, jardín de delicias donde Dios colocó a Adán y Eva.

Purgatorio – En la Doctrina Católica, estado de quienes, habiendo muerto en gracia de Dios, necesitan aún purificarse para alcanzar la gloria.

Infierno – Lugar donde los condenados sufren, después de la muerte, castigo eterno. Estado de privación definitiva de Dios. En diversas mitologías y religiones no cristianas, lugar que habitan los espíritus de los muertos.

Hermenéutica – Arte de interpretar los textos.

Confesión – Parte de la celebración del sacramento de la penitencia o reconciliación en la que el penitente declara al confesor los pecados cometidos.

Consuelo – Descanso y alivio de la pena, molestia o fatiga que aflige y oprime el ánimo.

Condenar – Forzar a alguien a hacer algo penoso. Reprobar una doctrina, unos hechos, una conducta, etc., que se tienen por malas y perniciosas.

Eucaristía – Sacramento instituido por Jesucristo mediante el cual, por las palabras que el sacerdote pronuncia, se transustancian el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo.

Religiones

Tendremos en cuenta sobretodo las que han mantenido vigencia hasta la actualidad y convocan grandes mayorías o influencias en el mundo actual. Cada una de ellas merece un estudio muy a fondo imposible de brindar en este trabajo. Por otra parte son conocidas en sus principios fundamentales algunos de los cuales nombramos. Sin desconocerlos, no insistiremos en los errores y horrores históricos y actuales cometidos; tratando de dar los temas de manera simple y objetiva y; necesariamente, incompleta.

Religión Judía – Fue la primera religión monoteísta. Venera un Dios único y considera sagrado el Antiguo Testamento. Está integrado por La Torá, los libros de los Profetas y los Escritos. Ese conjunto a partir de las letras iníciales en hebreo significan enseñanza, instrucción, ley y es llamado Tanaj.
La Torá es la totalidad de la revelación y enseñanza divina vivida por el pueblo judío de Israel. Se refiere al texto de los primeros libros de la ley de la Biblia, llamados “Pentateuco”; integrado por: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, entregado por Dios a Moisés en el monte Sinaí. Para los ortodoxos todo proviene directamente de la inspiración divina, incluso el léxico y la puntuación. El nombre de Dios es desconocido pero está escrito en su texto sagrado. Su descubrimiento permitiría acceder a una fuerza todopoderosa y esa fue una de las tareas de la Cábala (“En hebreo tradición”), inspiradora de numerosas leyendas y de una literatura filosófica importante. En el siglo XVllI con esa influencia nació el movimiento Jasídico que fortaleció la aspiración de siempre: apurar la llegada del Mesías, realizar el culto con alegría sin exagerar lo ceremonial pero acentuando el estudio conceptual y moral, el deseo del retorno a la Tierra Prometida y reunirse en Jerusalén. Más adelante ya en el siglo XX ello se cumplió con el sionismo y otras corrientes con el mismo fin. Nace el Estado de Israel.
Muchos hombres sabios agregaron su aporte a los libros sagrados a través del tiempo.

Religión cristiana – Creen en un Dios único, creador y señor del Cielo y de la Tierra que envió a su hijo entre los hombres para salvarlos del pecado. Jesús, muerto en la cruz para redimir a la humanidad, prometió el advenimiento del reino de Dios para cuantos siguieran sus mandamientos; tras la resurrección, prueba de su divinidad, volverá al final de los tiempos para juzgar a los vivos y a los muertos. Su doctrina se encuentra recogida en los Evangelios, Nuevo Testamento. Los seguidores de Jesucristo forman la comunidad llamada Iglesia. Con este credo se formó una sólida estructura cuya sede mundial es el Vaticano, dirigida por el Papa. Corresponde a la más numerosa y fuerte parte de la religión cristiana: la Apostólica Romana.
Las reformas dieron lugar a distintas Iglesias Reformistas.

Martín Lutero (1483 -1546) – Niega la Iglesia, el Purgatorio y las indulgencias. El único medio de salvación del hombre es la fe. La única fuente de salvación y de la verdad es la Sagrada Escritura, interpretada individualmente.

Calvino – El hombre está completamente sometido a la voluntad divina, lo que conduce a la predestinación absoluta, para el cielo o el infierno. Es Dios el que concede la gracia y elije a los predestinados para el bien o para el mal. No existe el Purgatorio, no importan el Papa ni los obispos ni sacerdotes. La única regla de fe es la Biblia. Acepta el bautismo y la eucaristía.
Existen muchas otras concepciones del Cristianismo como la Iglesia Ortodoxa Griega, Testigos de Jehová, etc.

El Islamismo – Religión monoteísta predicada por Mahoma (570 – 632) en la primera mitad del siglo Vll y cuyos principios están contenidos en el Corán. Sus puntos fundamentales son: Existe un Dios único que es Alá, y Mahoma es su Profeta.
Hay cinco obligaciones para el creyente : La oración pública cinco veces al día. La limosna o diezmo diario, que en el Ramadán puede llegar al 2% de su fortuna. El ayuno corporal y alimenticio desde el alba hasta la puesta del sol durante el mes del Ramadán con sus reglas y excepciones. La peregrinación a la Meca al menos una vez en la vida. La guerra santa contra los infieles y la extensión del islamismo (Dijhad). Este último mandato fue enunciado por Mahoma y sostenido por los califas que lo sucedieron. Ello los llevó a la conquista de toda la parte sur de Europa, África y gran parte de Europa. El Mediterráneo dejó de ser “El mare nostrum romano” .En España durante 8 siglos, en otros territorios 4 bajo distintos nombres: Arabes por Arabia, Sarracenos por Saraca en Arabia, Ismaelitas por Ismael, Agarinos por Agar su madre, Moros por Mauritania, Musulmanes o Muslins(Creyentes) También ellos se dividieron en fracciones de las que son más importantes: los sunitas u ortodoxos, los chiitas con más influencia de lo moderno, los talibanes prácticamente fanáticos, etc.
Está prohibida la carne de cerdo y las bebidas alcohólicas; admite la poligamia. El paraíso es un bello jardín de placeres sensuales. Se accede al mismo sin dolor por una vida virtuosa o por una muerte en combate defendiendo al Islam. Aceptan como santos a Abraham, Moisés y Jesús. También respetan a Isaac y Jacob.

El Hinduismo – Más que una sola religión es una tradición religiosa de la India desde hace unos 5000 años y que comprende diferentes credos. Se le conoce como “Ley eterna” o ”Mandato Védico”. No posee un fundador y constituye una suma de creencias metafísicas, religiosas y cultos, además de un cúmulo de rituales y costumbres. Tampoco el hinduismo cuenta con órdenes sacerdotales que establezcan un dogma único, ni con una organización central. El Hinduismo es considerado una “Ley eterna” porque sus seguidores creen que su fe no tiene principio ni tendrá fin. El dios supremo es Brahma, no tiene pasado ni futuro, es infinito. Vishnu es el dios encargado de la preservación del Universo. El viejo dios Rudra (Terrible) se transformó en Shiva que en sanscrito quiere decir auspicioso. Tiene tres ojos que ven respectivamente el pasado, el presente y el futuro. Hay otra religión panteísta no violenta; El Jainismo pero también acepta la división en cuatro castas que daña tanto a esta sociedad.

Budismo – Es la única religión cuyo fundador; Siddhartha Gautama (- 558aC – 478aC) no se ha proclamado interlocutor de algún dios, poseedor de alguna revelación divina o intermediario entre los seres humanos y cierta instancia superior. Sólo se presenta como “el despierto”, “el iluminado”. Sus seguidores lo llamaron Budha, que en sánscrito quiere decir precisamente eso. Predicó las Tres Características de la Existencia: la impermanencia, la inexistencia del yo y la insatisfacción o sufrimiento. El factor último de liberación no consiste solamente en un conocimiento lógico, teórico o intelectual de esas realidades, sino en su comprensión y aceptación interna auténtica y plena, consecuente con la actitud y el comportamiento en la vida. El concepto del “Dharma”, término sánscrito que significa soporte; equivale a la ley, la verdad, la auténtica naturaleza de la realidad, el camino de la liberación. Cuando el hombre se libera del deseo alcanza el “Nirvana”.

Taoismo – Se desarrolló a partir de las ideas de Lao Tsé, vertidas en el Tao Te Ching. Se basa en la existencia de tres fuerzas rectoras, una positiva (Yin), otra negativa (Yang) y una conciliadora (Tao) fuerza superior que las contiene. Reivindica máximas como no robar ni matar, no cometer adulterio, etc.

Confucio (551 – 479) – Sus enseñanzas fueron recopiladas por sus discípulos, sobre todo Mencio y son conocidas como “Analectas”. Significa en chino “Discusiones sobre las palabras”. Sus principios básicos son rectitud, lealtad y piedad filial. Su doctrina se basaba en el respeto y el amor al pueblo, el cultivo a la virtud y la búsqueda de una mayor perfección para propender a la paz y a la armonía. Fue una de las grandes figuras de la filosofía oriental. Actualmente hay una gran influencia recíproca entre el budismo, el taoísmo, Confucio y el Hinduismo.

Sintoísmo – Religión nacional del Japón. En sus inicios dio culto a los antepasados y a las fuerzas naturales. En el siglo XlX aglutinó las creencias en torno al Tenno como hombre dios (Emperador) y creó una moral nacional y religiosa. Se pueden diferenciar tres ramas principales dentro del sistema de creencias y religión del Japón; que con el correr de los siglos han tomado una identidad especialmente importante: La mitología popular, el sintoísmo y el budismo; este último en sus diversas escuelas, como el budismo Zen. No obstante estas tres ramas suelen entrecruzarse a menudo y en gran proporción y realimentarse mutuamente. Su mitología enseña que los dioses originales crearon una pareja divina conformada por Izanagi e Izanami, hombre y mujer respectivamente. Ellos crearon la tierra, Japón, y la poblaron con sus hijos. Luego hay toda una saga como lo hicieron otros pueblos. Shinto significa “El camino de los dioses”. El Origami es el arte del plegado de papel para configurar figuras. El Toril es el arco japonés típico. Hay muchas divinidades y templos.

Otras religiones o similares – Comprenden una amplia y variada cantidad. Abarca las tribales, sobre todo en África. Las sectas. Los ritos espiritistas y diabólicos, etc. Con otro nivel se encuentran diversos sincretismos de todo tipo, religiones con pocos creyentes, remanentes de viejas civilizaciones a veces muy importantes, etc. Se deben tener en cuenta porque son un gran porcentaje de la población mundial y sobre todo pueden ser muchos en distintas regiones.

Ciencia

La ciencia puede plantear problemas a la religión en algunas circunstancias variables de acuerdo a muchos factores, según el tipo de religión y de lo estudiado. Algunas son problemas regionales, otras generales. Dependen entre muchas otras cosas del desarrollo político, económico, social, cultural, etc. En ciertos casos surge inopinadamente por manejo inhábil, deshonesto o violento de la situación. En ese sentido podemos hacer un orden de riesgo presuntivo aproximado de esa relación:

  1. Con potencial conflictivo con la religión.
  2. Sin potencial conflictivo con la religión.
  3. Con posibilidad ocasional de conflicto.

Selección de alguno de ellos:

  1. Exploración del espacio.
  2. Manipulación genética.
  3. Hechos puntuales: experimentación médica, quirúrgica o medicamentosa.
  4. Estudio del genoma.
  5. Arqueología.
  6. Aborto, suicidio, eutanasia, etc.

Consideraciones generales sobre Ciencia y Religión

Trataré en lo posible de dar la información y opinión de algunas grandes figuras que trataron estos temas a través del tiempo; y la situación actual. Por supuesto que solo pretendo dar un bosquejo general.

Ya Aristóteles pensaba que la Tierra era esférica. Eratóstenes astrónomo, geógrafo y escritor (275 – 195) A.C. contribuyó a la fundación de la Biblioteca de Alejandría, calculó la circunferencia de la Tierra y la distancia de ésta al Sol y a la Luna y clasificó 675 estrellas (Diccionario Salvat).
La historia de la Tierra Plana se vino abajo con Colón y luego con Magallanes. Colón pensaba que allí tenía que estar el Catay de Marco Polo. Tuvo que convencer a los religiosos y corrió serios riesgos. La historia de la Tierra Plana no la creía ningún científico pero era impuesta por el clero. Mas allá de la Tierra Plana quedaba el Infierno. A Colón en realidad le objetaban que las Indias quedaban muy lejos y no llegaría según una comisión real encabezada por Hernando de Talavera, Arzobispo de Granada, reunida en Salamanca. Colón amañó los cálculos y logró lo que quería.
Religiosos griegos, árabes y luego cristianos, como Roger Bacon, Santo Tomas de Aquino y Nicholas Oresme tenían esa idea. La patraña fue apuntalada por personajes menores como Lactancio de Lyon (siglo III)y Cosmes Indico Puestas (siglo VI).
Es también interesante el caso de Galileo en 1633. En la Italia fragmentada de la época Mafeo Barberini había sido un mecenas general de las ciencias y las artes y amigo personal de Galileo. Cuando se convirtió en el Papa Urbano Vlll, con gran poder político y religioso. Galileo tenía sesenta años y no era bien visto en esa corte luego de ser el favorito. La Iglesia había prohibido las enseñanzas del universo heliocéntrico de Nicolás Copérnico (1473 – 1543) publicadas luego de su muerte. Por lo tanto se vio llevado ante la Inquisición, luego vino la retracción de sus ideas y al fin el agónico “E per se muove”.
Pío Nono (Pío IX) Papa y gobernante de la fragmentada Italia desde 1846 a 1878, en el primer Concilio Vaticano que dirigió y dominó fue fuerte enemigo de la ciencia y creó el Silabo: 80 errores principales de nuestros tiempos. Luego de años perdió el poder total y quedó solo con el Vaticano proclamándose prisionero.
Humani Generis de Pío XII (1950) dice: “algunos sostienen de manera imprudente e indiscreta que la evolución explica el origen de todas las cosas” en los párrafos 35 a 37. Sin embargo, por otra parte dice: “el estudio de la evolución debe hacerse de tal manera que las razones favorables o desfavorables sean ponderadas y juzgadas con la necesaria seriedad, moderación y medida. El alma es una infusión divina y no es discutible”. Es decir: los católicos pueden aceptar la evolución del cuerpo pero no del alma. Juan Pablo casi 50 años después dice: “que la teoría de la evolución es cierta y siempre celebraremos la factualidad de la naturaleza y esperamos que se produzcan interesantes discusiones de las implicancias teológicas”.
Hubo muchos clérigos, científicos y devotos a la vez: el obispo Doménico del siglo XIII, Alberto Magno, maestro de Santo Tomás de Aquino, Nicholas Steno, en el siglo XVII que llegó a obispo, importante geólogo, Lázaro Spallanzani, fisiólogo italiano del siglo XVIII, que hizo experimentos refutando la generación espontánea. El Abate Brevil, el más famoso estudioso del arte rupestre paleolítico en el siglo XX.
Isaac Newton fue un teísta ardiente y dedicó mucho de su tiempo para integrar la cronología bíblica con la historia de otros pueblos antiguos. La exegesis de las profecías de Daniel y de Juan. Se habló entonces de que “Dios es el encargado de dar cuerda al reloj”.
El milagro se define como la suspensión única y temporal de la luz natural para reordenar la naturaleza mediante mandato divino. El propio Newton apoyaba este razonamiento. Dios podría en cualquier momento dar una interpretación creativa. Esto no fue aceptado por Thomas Burnet con el que intercambió múltiples cartas. Los milagros están fuera del magisterio de la ciencia. El milagro es excepcional y así debe entenderse, sobre todo en religiones que abusan de él. JBS Haldane tendía al radicalismo en política expresó sus ideas sobre la relación ciencia-religión en la Universidad de Glasgow en 1927.
Opinaba que eran dos cosas distintas a las que no había que mezclar. Su padre fue un gran fisiólogo muy religioso.
En el Evangelio de San Juan, Tomás necesitó pruebas de la resurrección. Jesús dijo: “porque me has visto, has creído (ciencia), dichosos los que sin ver, creen”- (religión).
En el Rubaiyat de Omar Kayan, matemático y pensador persa (Siglo Xl ) Decía que existe en un mundo de resignación ante sus imperfecciones. Por eso busca consuelo en la religión y esta es de valor psicológico.
Tanto Charles Darwin como Thomas Henry Huxley perdieron a sus hijos favoritos. Se transformaron en las bestias negras y fundamentalistas antirreligiosas desde entonces, lo que no fue así. Darwin, por desarrollar la Teoría de la Evolución y Huxley por azuzar a los párrocos con frases hirientes. Ambos se comunicaban frecuentemente entre ellos y rechazaban el alivio convencional de la religión.
Darwin había planeado una carrera antes de su largo viaje con el barco Beagle alrededor del mundo y encontró allí su verdadera vocación y no fue por la desgracia vivida sino por su espíritu científico. Siguió formando una familia anglicana feliz en una casa de campo en 1851. Se dedicó a su trabajo sobre la taxonomía de los cirrópodos, subclase de crustáceos marinos desprovistos de ojos y antenas con 6 cirros para provocar movimientos del agua. Abandonó todos los dogmas. Sufrió la influencia de los hermanos Newman. El mayor de éstos llegó a Cardenal cambiando del anglicanismo al catolicismo. Su hermano menor Francis William Newman se gradúo en Oxford y porque no quiso firmar los 39 artículos del anglicanismo se tuvo que ir a otra universidad. Siguió con gran dedicación su fe religiosa basada en el rechazo de los dogmas, sobre todo la recompensa posterior o el castigo eterno, y a favor del pensamiento racional y los hallazgos de la ciencia moderna. Darwin estudio a Newman y fue intensificando su escepticismo religioso. La muerte de su querida hija Annie de 10 años, en 1851, muy parecida a su hermana María que prácticamente crió a Darwin a la muerte de su madre, lo afectó profundamente. Nunca volvió a buscar alivio en la religión pero no dio claramente su rechazo y siguió adelante en lo científico sin atacar a la religión ni seguir sus ritos. Luego de la publicación de “El origen de las especies”, envió una carta al botánico Harvard Asa -Grey en la que muestra su perplejidad y no acepta la explicación de la naturaleza como resultado de esa fuerza bruta ni el diseño divino para lo sucedido pues “está en un estado similar al de un perro que quisiera conocer la mente de Newton”.
Thomas Henry Huxley. Más joven que Darwin, brillante y locuaz orador, gran defensor suyo, perdió a su hijo mayor Noel en 1860 poco tiempo después de leer el libro base de Darwin. Se le ofreció el consuelo religioso, al que rechazó. “No niego ni refuto la inmortalidad del hombre pero no veo razón alguna para creer en ella”. Además apoya completamente la celebre frase de Martín Lutero en la Dieta de Worms en la que dijera que renunciará a su convicción religiosa “que Dios me ayude, no puedo hacer otra cosa,” pero en sentido diferente.
Es demostrativo otro hecho: Darwin quería ser enterrado en el patio de la iglesia de su aldea adoptiva Downe, a la que había ayudado tanto. Sus amigos entre los que estaba Huxley, manipularon para lograr que lo entierren en la Abadía de Westminster, cerca de Isaac Newton, con una antífona musical con letra tomada de los proverbios en su honor.(3: 13/17).

Ciencia y Religión

¿Son compatibles la religión y la ciencia? ¿O son formas de ver la vida obligadas a enfrentarse para siempre? Dos respetados científicos de nuestra era, en extremos opuestos de este acalorado debate, examinan y defienden sus posiciones.
En un lado esta Richard Dawkins, biólogo evolutivo y profesor de Oxford de 65 años cuyo libro EL Espejismo de Dios- publicado por Espasa- es uno de los bastiones mas extremistas del movimiento Nuevo Ateismo, una llamada a las armas en la guerra contra la fe. Cualquier fe. Dawkins es irreverente, no toma prisioneros y no hace concesiones. La religión, declara Dawkins, afirma predicar la paz y la esperanza, pero en realidad genera intolerancia y violencia, desde las cruzadas y las masacres en Croacia y Serbia, hasta los suicidas fanáticos, la persecución a los judíos, los problemas en Irlanda, el 11- S, los talibanes, las cacerías de brujas y el maltrato a las mujeres en Oriente Medio. Para Dawkins, la creencia ciega en un ser sobrenatural evita el progreso de la ciencia y evade la responsabilidad de explicar el mundo .Y como un virus que infecta a los niños, la fe religiosa se encarga de llenarles la cabeza de mitos y teorías incorrectas, asustándolos con ideas absurdas sobre el infierno.
En el otro lado está el biólogo molecular Francis Collins, director del Instituto Nacional de Investigación sobre el Genoma Humano, un carismático científico que a los 27 años pasó de ser ateo a cristiano apasionado, lo que demuestra en su libro “The Language of God”. Collins posee la convicción religiosa y a la vez los logros científicos para argumentar con credibilidad la esperanza de que la ciencia y Dios estén en armonía; de hecho la ciencia es Dios. Para Collins, no existe ningún antagonismo entre ambos. La elegancia y complejidad del genoma humano son la prueba irrefutable de un creador.

El camino intermedio

¿Por qué no pensar, como expuso el paleontólogo de Harvard Stphen Jay Gould, que Dios y la ciencia pueden coexistir, pero que cada uno ocupa compartimentos completamente aislados? “Gould separa ambas cosa y yo no estoy de acuerdo con el porque para mi Dios y la ciencia coexisten perfectamente acoplados”, dice Collins en entrevista telefónica. ¿Como puede un genetista reconciliar ambos puntos de vista? “Muchas personas perciben la genética como el área de la ciencia que es menos compatible con la fe. Hay quienes ven la ciencia del genoma como una forma especialmente peligrosa de malentender la providencia divina “, señala Colilins. “ Otros, al estudiar genética, deciden que no tienen necesidad de Dios porque han descubierto que todo lo que importa esta dentro del ADN. Pero este conflicto no tiene sentido. La ciencia explora el mundo natural. La fe explora el mundo sobrenatural. Si voy a estudiar genética, usaré la ciencia. Si pretendo estudiar el amor de Dios, ahí entra la fe. ¿Significa eso que deban ser dos universos separados e imposibles de integrar en una persona? No, y no creo que Gould tuviera razón.
Para mí, esta unión es una bendición: tenemos la oportunidad de practicar la ciencia como una forma de adoración, la oportunidad de ver a Dios como el científico supremo. A medida que descubrimos nuestro mundo, podemos apreciar las maravillas de la creación. Ser un científico y poder apreciar eso es un regalo:”Entrar en la era de la razón”.
Dawkins tampoco esta de acuerdo con Gould, pero por otras razones. “Eso fue una herramienta política de su parte para ganarse a las personas religiosas que están en medio camino entre ambas filosofías. Pero es una idea hueca, es el camino mas fácil”, indica en una reciente entrevista en la revista Time. “Hay una abismal contradicción entre la ciencia y la creencia religiosa. No existe una razón bien demostrada para creer en Dios.
Los intentos de la religión por explicar el mundo van desde las interpretaciones al pie de la letra de la Biblia – como la creación del mundo en seis días- hasta su versión científica, el Diseño Inteligente, la idea de que ciertas etapas en la evolución del universo solo pueden explicarse por un diseñador inteligente, y no por un proceso de selección natural independiente de una mano todopoderosa. Francis Collins piensa que el debate sobre la evolución es innecesario. “Desde mi perspectiva como genetista, la evidencia de la evolución es abrumadora. La traducción literal del Génesis lo pone a uno en conflicto directo con las conclusiones fundamentales de la geología, cosmología y biología. La Biblia no fue escrita como un texto científico sino como una interpretación de quien era Dios. Aplicar el Génesis una capa no justificada de ciencia y pedirles a los creyentes que se lo traguen entero es un error. El estudio del genoma, aunque no ofrece evidencias fuertes contra el Diseño Inteligente, tampoco ofrece un apoyo. Yo no veo esta teoría como algo curioso, pero no me parece que sea tal amenaza contra la evolución como dicen sus mayores detractores”.

Ahora bien, si Collins acepta la evolución, el origen de la vida ya es otra cosa. “Hace 4.000 millones de años, la condiciones en este planeta eran completamente inhóspitas para la vida tal como la conocemos y 250 millones de años mas tarde había vida por todas partes “, dice “¿En tan solo 150 millones de años las macromoléculas se unieron de manera que fueron capaces de autorreplicarse? Creo que ni incluso la más osada y optimista de las promesas se acerca a explicar lo ocurrido. ¿Es aquí donde intervino Dios? Yo acepto este modelo. Pero si alguien descubre como se formaron las primeras células sin intervención divina, eso no va a sacudir mi fe”.
Dawkins no lo acepta. “Si Dios hubiese querido crear vida y crear humanos, no habría optado por esperar 10.000 millones de años antes de que la vida comenzara y después otros 4.000 millones hasta que apareciesen seres humanos capaces de adorarlo”.
¿Quiénes somos para decidir que esa es una forma extraña de hacer las cosas?”, reflexiona Collins. “No creo que el propósito de Dios sea dejarnos saber exactamente cuales son sus intenciones. Dios, que no esta limitado por el espacio- tiempo, opto por el asombroso mecanismo de la evolución para crear plantas y animales de toda clases. A propósito, lea en el Génesis como las plantas aparecen antes que los animales y los peces, antes que las aves, que es exactamente lo que la ciencia nos dice. Y sí, Dios eligió la evolución para dar origen a los seres humanos, en quienes sembraría la ley de la moralidad y el deseo de conocerlo”. Para Collins, el sentido de la moralidad en el ser humano no solo es un regalo de Dios, sino una prueba de su existencia.
Sin embargo, según Collins cuando vemos las manifestaciones mas generosas del altruismo, es obvio que no están basadas en relaciones familiares ni en reciprocidad. Un ejemplo extremo podría ser Oskar Schindler, que arriesgó su vida para salvar a más de mil judíos de las cámaras de gas, que es lo opuesto de salvar sus propios genes. Y a diario vemos miles de gestos menos dramáticos. Muchos creyentes pensamos que esas cualidades vienen de Dios”.
Para Dawkins, “decir, simplemente que Dios lo hizo todo es una increíble evasión de la responsabilidad de explicar. Los científicos no hacemos eso.
Nosotros decimos, estamos trabajando en ese problema y estamos esforzándonos por entenderlo. A diferencia de la ciencia, que ve las cosas como un desafió, la religión se nutre de los misterios.
Dawkins señala que lo consistente es que la física ha demostrado que el universo no esta perfectamente hecho para crear vida sino para crear agujeros negros masivos. Hay más agujeros negros en este universo que en cualquiera de los modelos de otros universos posibles que podrían existir modificando alguno de las seis constantes fundamentales que, según los físicos, bastan para definir el cosmos. Además, dice, el 99 por ciento de este universo es absolutamente letal a la vida. Es un vacío lleno de radiaciones donde el 99 por ciento de la materia se usa para hacer agujeros negros. Entonces ¿Cuál es la conclusión obvia? Que este universo fue diseñado para crear agujeros negros y no seres humanos, que a la larga somos un subproducto de este proceso. “A diferencia de la religión, la ciencia no pretende saberlo todo. Pero solo porque la ciencia no pueda explicar ahora las grandes preguntas sobre el origen del universo, no significa que la fe, revelación o un texto antiguo si puedan”.
Por otro lado, la Resurrección es un argumento central en la fe cristiana.
Uno se pregunta si ésta, junto con el nacimiento virginal de Jesús y otros milagros narrados en el Nuevo Testamento, no es algo que socava la ciencia puesto que depende de la constancia de las leyes naturales. “Si Dios creo esas leyes, ¿Por qué no podría violarlas cuando creyera importantes hacerlo?”, se pregunta Collins “La piedra angular de mi fe es la resurrección histórica y literal de Jesús. Es un paso lógico. Si usted está en el terreno donde yo me hallo, uno de los lugares donde la ciencia y la fe se pueden tocar es en la investigación de los eventos supuestamente milagrosos”.
“Hay millones de cosas que no podemos refutar”, agrega “Citando al filosofo Bertrand Russell, imagine que existe una tetera de porcelana en orbita alrededor del Sol. No es posible refutar la existencia de la tetera por que es demasiado pequeña para ser vista por nuestros telescopios. Pero ahora suponga que todo el mundo dentro de nuestra sociedad, los maestros, los jefes tribales, los políticos… todos tuvieran fe en la tetera. Las historias acerca de la tetera han ido pasando de generación en generación, son parte de la tradición, y, por lo tanto quienes no creen en ella son tratados como lunáticos”.

¿Combate nulo?

Time pregunto a Collins como conciliar ambas posiciones. “Creo que los científicos creyentes somos los mas afortunados. Tenemos la oportunidad de explorar el mundo natural durante un momento en la historia en que los misterios se están revelando casi a diario. Podemos percibir el esclarecimiento de esos misterios desde una perspectiva que descubre la grandeza de Dios. Y ésa es una forma de adoración particularmente maravillosa. Acepto la posibilidad de que la ciencia no esté preparada para resolver algunas de las preguntas del mundo natural: los por que, en lugar de los cómo. Pero yo hallo esas respuestas en el mundo espiritual. Eso no compromete mi capacidad de pensar con el rigor de un científico”.
Dawkins, por su parte, nos presenta el ateísmo como fuente inspiradora para aprovechar la vida al máximo. “Mire a su alrededor la naturaleza demanda nuestra atención. Nos ruega que la exploremos, que la cuestionemos. La gente dice: debe haber más que este mundo … más que esta vida.

  • Convenio Antel SMU
  • AMM CONFEMEL
  • Logo Timbó
  • BVS SMU
  • Certificado de afiliación SMU
  • Afíliese SMU

Novartis

SMU BBVA

Novedades

 



SMU

::