Desde la Sociedad de Dermatología del Uruguay se impulsa proyecto de ley para regular el uso de camas solares y la creación de un Sistema Nacional para la prevención del Cáncer de Piel.

En Uruguay mueren 2 personas por semana de cáncer de piel.

El carcinoma basocelular es el más prevalente del ser humano a nivel mundial. Representa entre el 15 al 20% de todos los tipos de cánceres. Si bien este tipo, junto con el carcinoma espinocelular, son altamente curables, muchas veces causan grandes complicaciones a la hora de su resolución quirúrgica sobre todo en los localizados en cara o perioculares.

En cuanto al melanoma, el cáncer con mayor mortalidad, representa 6 de cada 7 muertes por cáncer de piel. 

Su incidencia continúa en aumento, es el cáncer que más ha aumentado en personas de piel blanca en todo el mundo. 

En nuestro país, su incidencia aumenta un 1.4% en hombres y 2.4 % en mujeres por año( se está viendo un aumento de incidencia en mujeres jóvenes), y su mortalidad aumenta 1.6 % anual

Uruguay es el país con mayor incidencia en América Latina y en el mundo presenta una incidencia igual que países desarrollados en cuanto a números de casos y mortalidad. 

Las personas que han utilizado camas solares al menos una vez en su vida, tienen un 20% de riesgo mayor de desarrollar melanoma en comparación con los que nunca la utilizaron. Este riesgo aumenta al 75% si la utilizaron antes de los 35 años. 1 de cada 4 muertes por melanoma se asocia al uso de camas solares. 

En cuanto al carcinoma espinocelular, si utilizaron cama solar antes de los 25 años, el riesgo es de 102 % y del carcinoma basocelular asciende al 40%

El pasado lunes 20 de noviembre se realizó el lanzamiento de la campaña de prevención del Cáncer de piel de la temporada 2021-2022 por parte de la Sociedad de Dermatología del Uruguay (SDU) bajo el lema «AYUDANOS A CUIDARTE: AL CANCER DE PIEL LO PODEMOS VER”

La Dra. Alejandra Peyré, Presidenta de la SDU contó a Revista Noticias que esta campaña consta de tres ejes fundamentales de trabajo: 1) advertir a  la población de mayor riesgo a que realice el autoexamen de la piel y concurra a controles periódicos con su dermatólogo, con el fin de realizar el diagnóstico precoz del cáncer de piel, que como sabemos, si es detectado a tiempo se puede curar; 2) impulsar un proyecto de ley de regulación de la utilización de camas solares; 3) Impulsar la colocación en espacios públicos de Semáforos solares, instrumentos para visualizar el riesgo de la exposición al sol creados por el Ingeniero Eduardo Alvarez.

Peyré explicó que desde la SDU se entiende que la mediante la regulación de las camas solares se prohiba el uso de la misma para menores de 18 años, para las personas que no se broncean o que tienen antecedentes de cáncer de piel.

Asimismo se pedirá que cuenten con cartelería visible advirtiendo los riesgos al exponerse, que los trabajadores de los centros no estén obligados a broncearse y que se firme un consentimiento informado, entre otras medidas. «En Uruguay existe un vacío legal al respecto, a diferencia de otros países de la región y del mundo” informa Peyré. 

Para la dermatóloga, abordar un proyecto de ley de estas características sería “el comienzo de una serie de acciones destinadas a lograr un Sistema Nacional de Prevención de cáncer de piel, que ya se comenzó a hablar con el Ministerio de Salud Pública para trabajar en él”.

La incidencia del cáncer de piel en Uruguay es alta. Peyré sostiene que está relacionado a que “aún existe la cultura del bronceado. Tenemos que tener claro que no existe bronceado saludable. El bronceado es un signo de daño. Además nuestra población tiene ascendencia Europea. El 60 % de nuestra población proviene de España, el 30% de Italia y el resto son descendientes de africanos y de indígenas nativos. Tenemos una genética susceptible”.

La sociedad uruguaya no ha tomado conciencia sobre el tema, parece que hay mayor preocupación por otros tipos de cáncer y no el de piel. “Es difícil poder asumir que la exposición solar sin protección nos puede enfermar gravemente. Debemos entender, como señalamos anteriormente que no existe el bronceado saludable sino la expresión de la defensa de la piel frente a una agresión que es la radiación ultravioleta(RUV), las células intentan proteger el ADN celular del daño. Debemos también saber que el cáncer de piel se va a manifestar años después. 5 quemaduras por el sol en la infancia o adolescencia duplican el riesgo de padecer cáncer de  piel en la edad adulta, pero una quemadura también aumenta la posibilidad de Melanoma en la vida adulta. Por eso es muy importante proteger a los niños” indicó la Presidenta de la SDU.

Agregó que “existen numerosos e incuestionables estudios que demuestran que las RUV son carcinógenos completos.

Pero aún hoy, en nuestra sociedad, se considera al bronceado sinónimo de salud y belleza. Se considera que el cáncer de piel es un tipo de cáncer que siempre se cura, se minimizan sus consecuencias en forma errónea. Nosotros aconsejamos, disfrutar de las actividades al aire libre, pero protegidos. Cambiar el paradigma, disfrutar no es sinónimo de broncearse” 

Con respecto a la prevención la especialista dijo que al cáncer de piel se lo puede ver y si se diagnostica a tiempo, se cura.

El diagnóstico precoz impacta tremendamente en el pronóstico del cáncer de piel, en especial del melanoma.

“Nos debemos adelantar al desarrollo del cáncer de piel, protegiéndonos de las RUV, realizando el autoexamen de la piel y concurriendo periódicamente al dermatólogo.

En especial se deben controlar los pacientes con factores de riesgo: piel clara, ojos claros, rubios o pelirrojos, que tienen pecas, que quedan rojos y nunca se broncean, personas con más de 50 lunares, lunares irregulares o grandes y grandes desde el nacimiento, con antecedentes suyos o de su familia de cáncer de piel, inmunodeprimidos como trasplantados o con VIH, personas con enfermedad de Párkinson y aquellas que trabajan o hacen deportes al sol o que utilizaron camas solares” explicó.

Por su parte hizo énfasis en realizar inmediatamente una consulta frente a toda herida que no cura, mancha o lunar nuevo o que cambió.

Es importante tener en cuenta el conjunto de recomendaciones que hacen los dermatólogos para protegerse: evitar la exposición entre las 10 y las 16 horas; elegir la sombra para las actividades; protegerse también los días nublados ya que las RUV atraviesan las nubes; informarse sobre el índice de RUV, si es mayor a 3 es necesario protegerse, si es mayor a 7 no se aconseja exponerse aún con medidas de protección; utilizar ropa preferentemente oscura y de trama apretada, sombrero de ala ancha y lentes de sol; utilizar siempre protector solar que debe ser factor 30 o mayor y UVA alto.

La Dra. Peyré informó que la campaña de concientización organizada por la Sociedad de Dermatología del Uruguay fue declarada este año por el MSP de interés Ministerial. “Nos apoyan en la difusión Programa Nacional de cáncer, Comisión contra el cáncer, Facultad de Medicina y la  Cátedra de Dermatología” dijo.

También cuentan con la colaboración en la difusión de varias instituciones, “algunas IAMC y seguros privados colaboran difundiendo en sus redes. Se difunde además en Instituciones dependientes del MSP y en el Hospital Militar. Las asociaciones de pacientes, Fundación Melanoma Uruguay también difunden. La industria farmacéutica siempre colabora también en este sentido. Este año se realizó una actividad con la Cátedra de Dermatología realizando examen de lunares en forma gratuita. 

Los medios de comunicación, prensa escrita, radios y televisión, siempre nos apoyan dándonos la oportunidad de comunicar. Diversas empresas comerciales también se suman a replicarlo. A todos ellos les estamos agradecidos” indicó.

Al ser consultada sobre si cree que se está logrando un cambio cultural de las personas con respecto al bronceado de la piel y los aspectos saludables, Peyré concluyó que “creemos que algunas personas comienzan a cambiar su relacionamiento con el sol, en algunas familias se percibe que se cuidan un poco más, pero no es suficiente, y la prueba es el aumento de la incidencia de cáncer de piel que aún se mantiene”.

“Se necesitan políticas de estado, de la misma manera que lo hubo para el tabaco así como la elaboración de un plan nacional de prevención de cáncer de piel, para poder disminuir esta incidencia. ¿A que nos referimos con esto? A que se regule los horarios de exposición solar para practicar deporte o que se practique a la sombra, que se use gorro como parte del uniforme en las escuelas por poner algunos ejemplos. Esto lo demuestran los países con fuertes políticas de prevención, como es el caso de Australia. que lograron bajar el número de casos, disminuir la mortalidad y los costos de tratamiento” finalizó.

Compartimos video de la campaña de la SUD:

miércoles 29 de diciembre de 2021