Las instituciones no pueden obligar a afiliarse a las mismas a sus médicos y médicas.

Por distintas vías, el SMU ha sido consultado sobre la legalidad de que los prestadores de salud exijan a sus trabajadores a ser usuarios de dicha institución, para trabajar en la misma.

Según un informe jurídico del Dr. Mario Garmendia, “la imposición de tal exigencia es claramente ilegítima”. Allí se explicita también que el requisito “es arbitrario y discriminatorio”.

La exigencia de ser socio de la institución no guarda relación de ninguna especie con las tareas inherentes a los cargos allí desempeñados, es decir no está objetivamente vinculado a las competencias que tendrá que desarrollar el o la profesional.

Asimismo, el informe indica que la exigencia que se plantea también es ilícita porque “impone al médico la obligación de asumir un compromiso económico (por el hecho de tener que pagar la cuota social) como condición para poder acceder a un cargo o conservar uno del que ya sea titular”.

Por último, la exigencia planteada también es ilícita “porque infringe de manera frontal e inequívoca las disposiciones legales vigentes que consagran y amparan a la libertad de elección del prestador, como uno de los principios rectores del Sistema Nacional Integrado de Salud”.

Instamos a médicas y médicos a poner en conocimiento del sindicato este tipo de accionar y realizamos un llamamiento a las instituciones a cesar de inmediato estas prácticas.

El SMU permanecerá alerta ante la persistencia de las mismas, en cuyo caso se verá obligado a tomar las acciones pertinentes.

Mail de contacto: unc@smu.org.uy

viernes 31 de enero de 2020