Médicos del Hospital Vilardebó denuncian fallas en la atención en puerta de emergencia debido a que no se cumplen dotaciones mínimas necesarias

Desde principios de febrero la representantes del Núcleo de Base Hospital Vilardebo – UNC SMU han realizado varias denuncias  específicamente vinculadas a la atención en puerta de emergencia de dicho hospital que afectan la correcta asistencia de los usuarios así como las condiciones de trabajo.

Al día de hoy, además de problemas estructurales que se arrastran desde hace largo tiempo se sumaron los brotes de COVID que agravaron la situación ya que hubo durante todo este período varios profesionales con licencias médicas además de aquellos que estuvieron en plena licencia reglamentaria.

Asimismo, en el hospital se tomaron ciertas medidas para para combatir contagios de COVID por lo cual se limitaron los ingresos de pacientes a salas, reduciendo el número de camas disponibles, generándose en algunos momentos un cuello de botella en la emergencia.

Desde el Núcleo de Base se observa que por la sumatoria de estas situaciones generadas en los últimos meses, no es posible funcionar correctamente, además al no existir camas disponibles para ingreso a valoración medica también se trastoca el debido trayecto de los pacientes “se limita el ingreso a piso, y se limita atención a pacientes externos por falta de posibilidad de resolución de internación domiciliaria y por falta de consultorios para la atención” manifestaron.

Estas limitaciones que afectan a la puerta de emergencia ponen en riesgo la asistencia de los pacientes. La responsabilidad de dotar a las puertas de emergencia de la cantidad de médicos imprescindibles para una correcta asistencia de corresponde a las autoridades del hospital.

Por su parte, los pacientes internados con COVID cuentan con un pabellón aparte, aislado del resto de los pabellones, con patio propio. Aunque existe indicación por parte de los psiquiatras tratantes de que los pacientes puedan salir al patio, esto no sucede.

Además, hay discrepancias con los criterios de positividad en base a la lectura de los niveles de CT de los examenes PCR.

A esta situación se le suma que las visitas a los pacientes internados está restringida, no solo a los pacientes COVID 19 positivos, sino también al resto de los pacientes internados.

Los médicos del servicio consideran que esto configura una clara violación de los derechos humanos y en caso de no modificarse la situación se valora realizar una denuncia en instituciones de derechos humanos.

Los problemas de la estructura edilicia

Las falencias de la estructura edilicia del hospital no son una novedad. No cuentan con cantidad de boxes y sillas suficientes para ubicar pacientes (que a veces ingresan descompensados) y terminan en el piso.

Esta situación se agrava cuando no hay camas disponibles para el ingreso y se demora en conseguir camas disponibles en otras instituciones; no habiendo lugar tampoco para valorar a los pacientes que ingresan por sus medios. 

Los asesores jurídicos del SMU han valorado que esta situación genera continuamente un riesgo de omisión de asistencia, aunque es responsabilidad de la institución asegurar la dotación y los medios para poder realizarla.

Estructura de Emergencia

La dotación de personal médico actual esperable en puerta de emergencia es de cuatro psiquiatras durante el día y dos durante la noche.

La emergencia se encarga de la guardia de piso, consultas externas, recepción de usuarios externos coordinados por ambulancias o móviles policiales, observación de pacientes ingresados en emergencia (diez camas masculinas y diez femeninas), tres consultorios ambulatorios y un box de reanimación.

Los cargos FAD existentes en Hospital Vilardebó fueron priorizados hacia atención policlínica del primer nivel e Internación Piso.

Todos estos puntos fueron trasladados el pasado 16 de marzo en una reunión a la que concurrieron el  Director del Hospital, Dr. Federico Sacchi, a la Lic Veronica Santos y a la Dra Graciela Alfonso de Dirección de Salud Mental y Unidad de Negociación de ASSE.

El director del hospital manifestó “compartir la preocupación por todos estos temas, en particular las decisiones de aislamiento se toman por parte del comité de infecciones”, y manifestó que existe un grupo de trabajo para realizar propuestas para mejorar el funcionamiento de la puerta de emergencia.

Desde el Núcleo de Base plantean que a pesar de las preocupaciones fueron escasos los avances en los planteos realizados.

En una nueva reunión realizada 30 de marzo se informó verbalmente que a partir del lunes 4 de abril comenzará nuevo protocolo de visitas de los familiares, que se distribuirá en los días de semana de acuerdo a las salas de internación, lo cual fue bien recibido por los trabajadores.

Desde el Núcleo de Base se insistió en las dificultades en cuanto a la cobertura de psiquiatras para la atención de los pacientes internados. Este tema fue formalmente planteado a la dirección de ASSE con el objetivo de que se resuelva a la brevedad.

lunes 4 de abril de 2022