¿Por qué paramos? Editorial de la Presidenta Dra. Zaida Arteta

Hoy, 15 de setiembre, el Sindicato Médico del Uruguay lleva a cabo un paro médico como siempre lo hemos hecho: asistiendo a la ciudadanía ante situaciones de urgencia y emergencia, cirugías no postergables y sin desatender todo lo vinculado a la pandemia que estamos transitando con tanta dificultad. 

El SMU está en conflicto por recursos para ASSE y, en este marco, el paro es una medida que definimos luego de golpear las puertas de quienes pueden cambiar el rumbo otorgando los recursos necesarios para que la salud de quienes se asisten en el sector público sea una prioridad presupuestal y no solo discursiva. 

Nuestra lucha es por la mejora de la calidad de la atención que brindamos tanto en el sector público como privado, por eso propusimos la reforma del trabajo médico que está en marcha, las funciones de alta dedicación han contribuido a la mejora de la calidad asistencial, por lo que planteamos su avance y profundización sin más dilaciones. 

Las condiciones de trabajo para médicos y médicas impactan en la vida de nuestro colectivo, así como también en la salud de la población, por lo tanto, es imprescindible mejorarlas. Porque no podemos brindar una atención adecuada a los problemas de salud cuando trabajamos y asistimos en un consultorio que se llueve o cuando no damos abasto con el número de consultas en una guardia. El SMU propuso y defiende el aumento de tiempo por consulta en policlínica y de profesionales en emergencia en todo el sector salud, adaptado a las necesidades de cada disciplina y de cada persona. No respetar los acuerdos es atentar directamente contra la calidad y el vinculo asistencial. 

Estamos sufriendo precarización laboral, la tercerización del trabajo médico con la consiguiente pérdida de derechos e inseguridad laboral hace urgente avanzar en la presupuestación. Esto se suma a la pérdida de salario real lo que hace necesario aunar esfuerzos con el conjunto de los trabajadores del país por la recuperación del salario y para evitar nuevas perdidas. 

Es imprescindible avanzar en la rendición de cuentas, porque sin aumento de presupuesto y más usuarios, el prestador público no podrá cumplir con objetivos ya definidos, como mejorar el tiempo asistencial por paciente en policlínica, dotar adecuadamente las puertas de emergencia o evitar el quiebre de stock de medicamentos, entre otros, directamente vinculados a la calidad de la atención que reciben las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

El SMU para hoy por estas reivindicaciones, porque representamos a los médicos de todo el país, pero fundamentalmente porque nuestra mayor preocupación y nuestro objetivo ha sido y será siempre que todas las personas encuentren en el sistema sanitario la atención que merecen: segura, digna y con la mejor calidad técnica y humana. En la defensa de estos principios, nuestros principios, siempre estará el SMU.

miércoles 15 de septiembre de 2021