Recibimos y publicamos comunicado del Gremio Médico de Casa de Galicia a la opinión pública, médicos y médicas.

27 de octubre de 2021.

Un poco de historia reciente

Como es conocido por todos, desde hace décadas la emblemática institución Casa de Galicia, ubicada en el norte del área metropolitana y con servicios de histórica y destacada calidad, tiene graves dificultades financieras que están determinadas por múltiples factores que han derivado en el grave resultado actual.

Los siguientes hechos que describimos cronológicamente son de importancia en esta historia institucional y gremial:

En diciembre de 2018 la empresa no pagó los salarios a los médicos y sí pagó la totalidad de salarios no médicos incluidos los cargos gerenciales. Por este motivo la Asociación de Médicos y Practicantes de Casa de Galicia reunida en asamblea resolvió: cese de actividades no esenciales y cobertura con guardia gremial de actividades asistenciales imprescindibles. Se solicitó además la renuncia del gerente general y del presidente Sr. Alberto Iglesias.

Para el otorgamiento del fideicomiso de 2019 el Poder Ejecutivo pidió anuencia de gremios dado que el proyecto presentado por la empresa implicaba una reestructura de Recursos Humanos. Cuando tomamos conocimiento del contenido el mismo tenía fundamentado el pago de adeudos a particulares pero no mencionaba la deuda que la empresa arrastraba de Salarios Vacacionales (SV) adeudados con los médicos desde 2004 en algunos casos. Allí nuevamente se llevó a cabo un conflicto con el cual se logró incluir una cláusula de pago de los SV adeudados hasta 2019 a través de la cesión de cheques del convenio con GREMCA al fiduciario para el pago según se acordaron los montos adeudados. En esa instancia y ante la ausencia absoluta de credibilidad en la presidencia de la institución es que se logró se le impusiera como requisito a la misma la cesión de cápitas para garantizar el salario de todos los trabajadores en relación de dependencia por el mismo período de tiempo que durara el fideicomiso. Todas estas negociaciones se hicieron en conjunto con el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y su Unidad de Negociación Colectiva (UNC). Finalizadas las negociaciones se levanta el conflicto y se firma el acuerdo por empresa, MEF, MSP, SMU, FUS, AFUNCAG, AMPCDG.

Luego de esta instancia comenzó la reestructura de los Recursos Humanos, se dio de forma inconsulta, sin objetivos ni planificación mediante telegramas colacionados en algunos casos, en otros mediante la “imposibilidad de marcar en el reloj al llegar al trabajo” o mediante “teléfono desde la dirección técnica” sin comunicación previa ni aviso (se caracterizaron por el desprecio a funcionarios de muchos años de trabajo). Intentamos, sin éxito alguno, conocer la lista con anterioridad y que se les realizara un agradecimiento por los servicios prestados. Todo ello fue en vano. Así llevó adelante el Sr. Iglesias y esta Junta Directiva el relacionamiento con los médicos, desconociendo la trayectoria de las personas e incluso sin honrar adeudos, llevando a múltiples juicios laborales a la institución.

El fideicomiso -dentro de su estructura- posee una comisión de seguimiento de su ejecución de acuerdo al plan proyectado por la propia empresa. Estaba integrada por el MSP, MEF y gremios médicos y no médicos. En dicho espacio planteamos la solicitud de información con respecto a la reestructura de los Recursos Humanos. Teníamos la impresión que ingresaban, bajo factura, igual número de trabajadores que cesaban. De igual forma muchos “pasaban” de relación de dependencia a facturación. El MEF y el MSP plantearon su asombro por los anuncios públicos de la empresa de adquisición de predios y

empresas que no estaban proyectados en el fideicomiso y se les solicitaba fundamentaran cómo se habían producido los pagos o acuerdos de pagos. Las respuestas fueron siempre incompletas, los informes llegaban de forma parcial y ya en pandemia directamente dejó de convocarse porque la empresa no aportaba la información solicitada. Esto fue denunciado en los ámbitos correspondientes.

Nos encontrábamos con un fideicomiso en ejecución sin su comisión de seguimiento en funcionamiento por ausencia de información por parte de la empresa, la cual adquiere locales y empresas sin saberse cómo mientras mantenía deudas sin propuesta de pagos con la caja de auxilio que al día de hoy ascienden a más de 60 millones de pesos uruguayos.

Fueron múltiples los intentos de esta directiva de generar canales de diálogo, incluso con el propio presidente de la institución directamente y a través de terceros. Todos en vano.

En diciembre del 2020 y luego de varios intentos de esta gremial con la gerencia para buscar formas de pago, se arribó a un atraso en el pago a los médicos (que facturan) hasta de 4 meses, en plena pandemia con las dificultades de cobertura que ello implicaba y desatando un nuevo CONFLICTO en diciembre del 2020.

La respuesta desde la Junta Directiva fue un comunicado público a los socios negando los atrasos, pese a existir un comunicado interno del propio Director General reconociendo los mismos, y denunciando a este gremio.

La persecución a las estructuras gremiales

En agosto del 2020 en reunión de 3 jefaturas más el Director General en la casa del propio Iglesias se definió que el gremio “molestaba” pidiendo la Comisión de Seguimiento, por lo cual esas 3 jefaturas le transmitieron a la presidenta del gremio que o renunciaba a la presidencia gremial o sería despedida. Se contestó con la convicción y la conciencia tranquila de la actividad que se realiza gremialmente y se espera la fecha límite planteada. Mediante intervención del abogado de la empresa asombrado por el desconocimiento de dicha amenaza se evitó el despido.

Luego de la Asamblea General en la cual se contaron los hechos de persecución sindical, se rechazaron los mismo y se declaró el conflicto por el atraso en el pago a los médicos, desde la presidencia y la Dirección Técnica de la institución se organizó una iniciativa (nota) que fue firmada por socios del gremio a solicitud de la Dirección Técnica en la cual se le solicitaba al presidente de la institución que instará al gremio a llamar a elecciones de autoridades gremiales en un claro intento de injerencia en este gremio independiente de intereses empresariales que lucha por los derechos de trabajadores y usuarios.

La Junta Directiva, en una actitud asombrosa, decidió elevar dicha nota con sus firmas como denuncia al MEC.

En Asamblea General de médicos se desnudó la maniobra de la empresa, los médicos firmantes en su inmensa mayoría declararon el engaño mediante el cual se los coaccionaba a firmar siendo los 2 los mismos jefes del suceso previo y la dirección técnica quienes recabaron las firmas, desde esta última incluso se asevera que esa misma noche esta gremial iba a solicitar en conferencia de prensa la intervención de la institución.

El MEC nos pidió los descargos y se adjuntaron las cartas de las personas declarando el engaño en su buena fe. El Ministerio resolvió finalmente declarar el expediente como reservado y reconoció la potencial violación de acuerdos internacionales firmados con la OIT, así mismo nos insta a regularizar nuestra personería jurídica por estar suspendida al no presentarnos al censo de personerías jurídicas.

El 4 de enero del 2021 se produjo la notificación vía mail del retiro de forma arbitraria por la jefatura de cirugía de las guardias de la presidenta del gremio por orden expresa del presidente de la institución (así consta en el correo electrónico), en otro claro atropello contra la estructura gremial. Se produce la declaración en conflicto del cargo por el gremio de Casa de Galicia, el SMU y la SAQ.

Se comenzó un periodo de 1 mes de reuniones en el marco de la DINATRA. En la misma se planteaban 12 puntos dentro de los cuales se encontraban: el atraso con médicos que facturan, los atrasos en los SV posteriores al 2019, la dificultad en las coberturas asistenciales, la necesidad de titularización, los adeudos con la caja de auxilio, el recorte en el pago de los variables a los médicos de radio, entre otros.

La empresa rechazó la solicitud de titularización, negó retrasos en los pagos (luego terminó asumiéndolos) y defendió las tercerizaciones.

Se logró la devolución de las guardias al trabajador y un ámbito bipartito entre: Gremio de Casa de Galicia, SMU y SAQ en conjunto con la empresa.

En el ámbito bipartito se logró el pago regular a los que facturan como primer paso y se mantuvo el reclamo a efectos de lograr el pago en iguales condiciones que el resto de los trabajadores.

Se logró el cese de la coacción por parte de la empresa de la firma de recibos de SV previo al pago de los mismos.

Se planteó la ausencia del cumplimento del acuerdo del consejo de salarios con respecto al Fondo de Contingencia Covid, se pagaron con atraso y -luego de mucha insistencia- los ajustes salariales pertinentes. Se notificó en dicho ámbito de adhesión de la institución al acuerdo en el BPS del decreto de acuerdo pagos en el marco de la pandemia.

La última reunión bipartita se llevó a cabo el día 6 de octubre, no participó la gerencia por estar en “tratativas para el pago de los salarios vacacionales adeudados”, nada se mencionó allí sobre la intención de la empresa de presentarse a concurso de acreedores, hecho que fuera informado a los socios, sin información alguna directa de la empresa a esta gremial, SMU o SAQ.

El compromiso de lucha del gremio médico de Casa de Galicia

Esta directiva gremial, en nombre de todos los médicos de Casa de Galicia queremos transmitir a los socios que garantizamos desde nuestro rol la asistencia y la mejora de la calidad de la misma en cualquiera de las circunstancias que deba atravesar la institución como lo evidencia del sin fin de dificultades relatadas en este comunicado y la seriedad y compromiso con el cual fueron colectivamente enfrentadas.

Apelamos a la priorización de la infraestructura, localización y recursos que de forma estratégica la institución posee como elemento esencial y clave en el Sistema Nacional Integrado de Salud para una salida sin impacto asistencial ni sobre las fuentes laborales.

Comisión Directiva de la Asociación de Médicos y Practicantes de Casa de Galicia.

miércoles 27 de octubre de 2021