ADVERTENCIA: El recurso que está visitando fue creado hace mucho tiempo y no ha sido revisado recientemente. Se mantiene como acervo de la Institución pero tenga en cuenta que puede contener información no relevante o desactualizada.

por Ana Marta Martínez

El hombre: centro del ambiente

I Encuentro Nacional de Medicina Ambiental

El Dr. Dámaso Tor, presidente de la Sociedad de Ecología Médica y Social y promotor de la jornada de salud ambiental auspiciada por el smu el pasado 9 de setiembre, sostuvo que si los médicos no toman conciencia del tema el hombre se verá desplazado del centro del ambiente y los profesionales de la salud perderán fuentes de trabajo.

 

De los griegos a los noventa

El Dr. Tor comenzó exponiendo la historia reciente y no tan reciente de la medicina ambiental: «Como tal, la medicina ambiental comienza en los años ochenta en Europa, eeuu y Japón vinculada a áreas de la medicina ocupacional, pero los principios son tan viejos como la propia medicina. El hábitat tenía para los antiguos griegos una influencia decisiva en la evolución de las patologías y el estado de salud o enfermedad del individuo. Ejemplo de esto fueron las curas climáticas para el tratamiento de la tuberculosis a través de los viajes a Egipto. Comprender la relación que tiene el sujeto con su entorno forma parte de la esencia del arte médico».

A manera de definición el Dr. Tor precisó: «La medicina ambiental se dedica a estudiar la relación entre el sujeto, su medio y los factores que pueden afectarlo y disminuir o aumentar el estado de salud y enfermedad del mismo».

Continuó diciendo que existen noxas biológicas, como los parásitos; noxas de tipo físico, como las temperaturas y elementos químicos de tipo tóxico. En el concepto de salud-enfermedad hablamos de un huésped, un agente y un medio, que es el escenario donde ocurre la situación.

Según Tor, en los últimos cincuenta años y a partir de la proliferación de la industria química y de la presión económica que ejerce, se ha sobrevalorado el papel de la fuente y se ha dejado de lado tanto al huésped como al medio. «A partir de la genética y de la biología molecular, se ha descubierto que una cantidad de situaciones atribuidas al agente eran propiciadas por la estructura del huésped. Más recientemente aún, se está comprobando que el medio desempeña un papel importante en la crisis que ocurre entre el agente patógeno y el huésped. De este modo llegamos al concepto de causas y resultados múltiples, que es un concepto moderno de la relación salud-enfermedad».

La medicina ambiental en la práctica médica

Con objeto de ilustrar qué participación le cabe al médico o a la medicina ambiental, el Dr. Tor citó ejemplos de la vida diaria: «Un dermatólogo puede encontrarse con una dermatitis de contacto que puede tener como causa la exposición de un sujeto a un cáustico mientras trabaja por ejemplo en una fábrica de baterías y no ser sólo él sino 10 o 14 operarios expuestos a las mismas noxas y, por no tomar las medidas de prevención y control, el sujeto desarrolla la enfermedad. También están los problemas de la radiación solar o los casos de ceguera, entre otros. Detrás de la patología cardiovascular, una hipertensión o un trastorno digestivo, hay que tener en cuenta el medio en el cual el sujeto está inmerso. Se ha avanzado al considerar el medio sociocultural, pero también hay que tener en cuenta el entorno biofísico. Los pediatras saben cuando trabajan con lactantes de medios sociales inmunodeprimidos cómo eso condicionará el tratamiento. Cada vez que se hace una historia clínica se está valorando el medio, lo hacemos inconscientemente, pero a veces olvidamos tenerlo más presente».

Tor puntualizó: «Esto no quiere decir que la medicina ambiental cambie las pautas de tratamiento de un paciente, sino que es holística, integradora, toma el tratamiento, higiénico o dietético, o por ejemplo la quimioterapia que se realice, e integra en esos valores el tema del medio. Las medidas sanitarias de mejoramiento de la calidad de vida se pueden implementar a través de distintos programas de saneamiento ambiental que son fundamentales para evitar la aparición del cólera, el dengue o el hantavirus. Son temas de higiene ambiental y de manejo del medio. Mediante programas de salud pública el Estado puede intervenir mejorando la calidad de vida y de salud de la población. Lo más importante es que el cuerpo médico adquiera conciencia de la situación actual, de la necesidad de su participación individual y corporativa en el tema ambiental».

El hombre: primer objeto de cuidado

La importancia de la jornada radica en despertar esta conciencia de participación, insistió. Por eso también se ha escogido un tema que está vinculado al manejo de los recursos de producción, el trabajo y la salud humana: «Hablamos de desarrollo sustentable y de la medicina ambiental dentro de los sistemas de producción para manejar y actuar dentro de los sistemas de salud y optimarlos».

Según el Dr. Tor se ha producido una situación paradójica. Si bien desde la época clásica la medicina manejó los temas ambientales en forma sistemática y desde el punto de vista social el médico dirigió esa área (en la década de los setenta eran los ministerios de Salud los que desempeñaban estas funciones), luego otros sectores del Estado comenzaron a ocuparse.

A partir de este momento, el tema deja de estar enfocado desde el ángulo sanitario e ingenieros, arquitectos y economistas le dan otra visión. «Hablamos de una concepción de tipo reduccionista; aunque no ha habido un desplazamiento total, la participación del sector médico se ha eclipsado. Y el monopolio de las acciones ha ido pasando a ese otro sector. Decimos que el principal factor de contemplación es el hombre. El primer objeto que debe ser cuidado en el manejo es el propio sujeto a través del cual vivencia ese paisaje. Si perdemos esa concepción y nos dedicamos a sobreexplotar el entorno, olvidamos que sin nuestra existencia en el planeta no tenemos justificación para nosotros mismos, y se vuelve absurdo», afirmó.

«¿Quién es el que se ocupa del estado de salud o enfermedad y de la calidad de vida?», preguntó. «El médico, y lo ha hecho a lo largo de los siglos. Esa vocación inherente a la profesión médica es lo que nos une al tema», aseveró.

Los contenidos del Encuentro

El objetivo del I Encuentro Nacional de Medicina Ambiental, auspiciado por el Sindicato Médico, fue mostrar cómo el médico puede participar en la regulación de la contaminación a través de los sistemas de producción, la prevención de la misma, la protección de los sectores de trabajo y de la comunidad que rodea el emprendimiento productivo.

En palabras del Dr. Tor: «Cómo el médico, como agente de salud, puede colaborar en la gestión del medio en un proceso industrial y demostrarle al cuerpo médico de qué manera en un tema, que no es esencialmente de clínica sino práctico y donde entran factores de producción, comercio e industria, el médico tiene un papel de primer orden».

Afirmó que existen áreas que en nuestro país no se han desarrollado aún, que son de futuro, y que permitirán una ocupación y desempeño mayores de la propia formación médica. Para lo cual es preciso prepararse porque estas áreas no se van a dar gratuitamente. «El cuerpo médico tiene que adquirir conciencia y luchar por el espacio vital porque si no a nivel universitario es monopolizado por la Facultad de Ingeniería», advirtió.

Resignar la pelea por esos espacios, según el Dr. Tor, significará para la población en general que el tema ambiental será enfocado desde un punto de vista más ingenieril y economicista que humano y esto no será positivo, y para el cuerpo médico redundará en la pérdida de fuentes de trabajo y de oportunidades de la profesión a nivel social.

La jornada comenzó con una exposición a cargo del economista Luis Eduardo Abi Saab, quien habló sobre el desarrollo autosustentable y la gestión ambiental, a través de la cual demostró al sector productivo qué es una correcta implementación del medio.

Luego, el Dr. Tor desarrolló cómo la medicina ambiental puede colaborar en optimar esa gestión del sistema productivo y evitar la contaminación tanto dentro como fuera de los sistemas de producción.

«En pocas palabras, cómo todos ganan, porque si se aplican determinadas normas nadie pierde, se gana en salud, producción, optimación y protección del medioambiente», sintetizó.

Al cierre de la jornada se entregó un ejemplar del trabajo del Dr. Tor, quien cuenta también con el título de meteorólogo, titulado: «La ecología médica en la empresa». n