Niños en diálisis permanente reciben apoyo escolar para evitar el rezago educativo

En el Uruguay 24 niños en edad escolar y liceal se encuentran en tratamiento de diálisis para atender su patología renal.

Estos niños algunos permanecen en las clínicas donde se realiza el tratamiento cuatro horas durante tres días de la semana lo que implica que se dificulten sus procesos de aprendizaje, otros realizan diálisis peritoneal, tratamiento ambulatorio más compatible con un régimen de escolarización. Esto es más acentuado aún en niños del interior del país que además deben trasladarse a Montevideo para recibir el tratamiento.

Con el fin de evitar el rezago educativo que se produce, los niños en hemodiálisis reciben el apoyo de una maestra durante la diálisis. El Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) cuenta con un equipo de docentes hospitalarios compuesto por un maestro especializado y tres itinerantes, así como maestros comunitarios que coordinan la re vinculación del niño con la escuela tradicional, cuando sus condiciones de salud lo permitan y apoyan actividades educativas durante el tratamiento.

Las actividades educativas de los niños en hemodiálisis se complementan con un programa de actividad física durante el tratamiento que apunta a mejorar el desarrollo corporal, mejorar los aspectos motrices y a su vez lograr mejores resultados del tratamiento.

El miércoles 7 de noviembre, el CEIP, la Asociación de Trasplantados del Uruguay, Diaverum Uruguay y la Intendencia de Canelones presentaron el programa Niños con Garra Charrúa, destinado a garantizarles el acceso a la educación y a actividades físicas a estos niños y adolescentes (las actividades comenzaron el pasado mes de abril).

El Dr. Nicolás Nin, de Diaverum Uruguay, dijo a Ser Médico que la “iniciativa parte de la Asociación de trasplantados (ATUR) y de Diaverum Uruguay que conocían el programa argentino niños con Garra, el cual brinda educación física durante la hemodiálisis de los niños. Viendo esto surge la necesidad de que aparte de educación física se pueda brindarles un soporte educativo, dado la gran ausencia escolar al no poder concurrir a clases durante 2-3 días a la semana”.

Si, en el Hospital Garrahan de Buenos Aires los niños reciben educación física durante el tratamiento dialítico, no educacional.

Desde un principio “esto se vio como una iniciativa posible, de interés y con un impacto positivo sobre los niños” relató el médico. La implementación tardó un tiempo en ejecutarse por ser un programa nuevo y único a nivel global y que necesitaba de docentes especializados, indicó.

Además de los maestros, la Intendencia de Canelones prestó colaboración para que un profesor de educación física también empezara a dar educación física durante el tratamiento.

“Pensamos que estas iniciativas enmarcan un enfoque global de tratamiento de los pacientes y más humanizado incorporando aspectos fundamentales que hacen a la calidad de vida de los niños” sentenció.

Compartimos video de Presidencia de la República sobre el programa Niños con Garra Charrúa.

jueves 22 de noviembre de 2018