16 de mayo: Consideraciones sobre la violencia, actividad del SMU y la Sociedad de Psiquiatría.

TRANSMISIÓN EN VIVO AQUÍ

El Sindicato Médico del Uruguay y la Sociedad de Psiquiatría del Uruguay organizan la actividad “Consideraciones sobre la violencia” con el objetivo de aproximar algunas respuestas acerca de la misma, en el entendido de que se trata de un fenómeno complejo que exige la confluencia de diversas disciplinas y perspectivas.

Para intentar realizar un abordaje desde diferentes ángulos participaran de la actividad reconocidos técnicos como la Prof. Dra. Sandra Romano, el Dr. Federico Dajas y el Sociólogo Rafael Paternain con la coordinación del Dr. Gustavo Grecco, Presidente del Sindicato Médico del Uruguay y del Dr. Rafael Sibils, Presidente de la Sociedad de Psiquiatría del Uruguay.

Algunas consideraciones previas:

La OMS define la violencia como “el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.

Se expresa en todos los ámbitos sociales y reviste diversas formas: física, sexual, psicológica, privaciones, descuido, etc. Sus raíces son genéticas, psíquicas y sociales, y siempre está ligada al poder, a la imposición de uno o más sujetos por sobre otro/s.

Constituye un problema de salud pública y de derechos humanos: implica suicidios, homicidios, lesiones, alteraciones funcionales y secuelas. Afecta la salud mental y genera gran número de consultas de diagnóstico complejo y en las cuales no es detectada como hecho relevante. Tiene repercusiones individuales, familiares, sociales, legales, laborales e impone costos económicos a las comunidades.

En términos de difusión ha quedado en primer plano la violencia interpersonal (entre personas sin parentesco, familiar, hacia menores de toda edad, de pareja, y dirigida a los ancianos). En términos generales se relaciona con otras de sus manifestaciones: violencia auto infligida (comportamiento suicida, autolesiones) y colectiva (social, política, económica).

Los médicos tienen contacto con la violencia como ciudadanos (espectadores, a veces víctimas), como profesionales que tratan sus consecuencias y/o deben definir acciones cuando la constatan, y también como víctimas en el ejercicio de la profesión.

“Los psiquiatras exploramos la psiquis, o sea la estructura que procesa y evalúa información del entorno y de la propia persona mediante emociones, pensamientos, razonamientos, juicios, hipótesis, etc. En tal estructura se determinan las conductas y su control, algunas de las cuales pueden tener carácter violento. Poseemos algunos instrumentos para detectar, entender y valorar la violencia en términos de fantasía, riesgo o hechos concretos en un individuo específico, y eventualmente evitar que se ejecute” expresa al respecto la Sociedad de Psiquiatría.

Asimismo cabe destacar que  la violencia social no es patrimonio de la psiquiatría. En tal sentido el Dr. Humberto Casarotti ha dicho al respecto “el análisis de los ‘actos violentos de los pacientes psiquiátricos’ pone de manifiesto, contra la imagen popular, que la violencia real no es la de los enfermos sino la de los mentalmente sanos, que en su conciencia ‘deciden agredir al otro’. En consecuencia, el encare de la violencia y su prevención implica reconocer que la violencia es un problema social y no médico, toda vez que su consideración no se centre en el pequeño grupo de enfermos mentales que agreden.”

Con esto se reafirma que el estigma que recae sobre los pacientes psiquiátricos -atribuyéndoles alguna clase de violencia esencial- se origina en concepciones falsas y es injusto, inadecuado y agrega una carga adicional de sufrimiento para todas las personas que se asisten en psiquiatría, afectando también a sus familias.

 

Consideraciones sobre la violencia.

16 de mayo – Salón de Actos del SMU

19:30 horas, café de bienvenida.

20:00 horas, comienzo de la actividad.

Les esperamos.

domingo 13 de mayo de 2018