Declaración pública del Sindicato Médico del Uruguay

Ante la presente situación epidemiológica y la dinámica del incremento del número de nuevos casos de COVID-19 diagnosticados en corto tiempo el SMU propone una serie de medidas

Declaración pública del Sindicato Médico del Uruguay

Visto y considerando:

  • La presente situación epidemiológica, la dinámica del incremento del número de nuevos casos de COVID-19 diagnosticados en corto tiempo, que genera la necesidad urgente de disminuir el número de casos para poder manejar el impacto de la pandemia en el sistema de salud y brindar la atención necesaria a la población en todos los niveles.
  • Que el colectivo de trabajadores de la salud ha demostrado un enorme compromiso y no ha hecho ni hará otra cosa más que sumar esfuerzos en el combate a la pandemia junto a todos los uruguayos y uruguayas.
  • El concepto más amplio de la definición de salud que incluye el bienestar físico, mental y social, por tanto salud y economía están intrincados e indisolubles.
  • La situación (estructura y funcionamiento) actual de los prestadores del SNIS con sus fortalezas y debilidades en materia de infraestructura, recursos materiales y personal de salud.

Proponemos:

  • Medidas rápidas que determinen una franca disminución de la interacción física de las personas como: profundizar en el control de las fronteras (incluso en las secas en la medida de lo posible), suspensión de las actividades o servicios no esenciales (ej. servicios esenciales: salud, transporte, cadena de alimentación, seguridad pública, servicios de telefonía, luz y agua, etc.), implementación del teletrabajo en todas las áreas donde es posible, etc. 
  • Mientras dure el período de mayor restricción a la interacción física, se propone profundicen medidas de protección social transitorias, como política de asistencia económica y social temporal a población vulnerable y vulnerada por la situación.
  • El mayor de los esfuerzos para el cuidado de los trabajadores de la salud, testeo accesible y rápido, subsidios completos por enfermedad, condiciones de trabajo adecuadas (EPP, espacios físicos de trabajo, contratos, etc) en el entendido de que son los que están en mayor riesgo y sostienen el sistema de salud. Acceso a la información diaria sobre personal de la salud que cursa la enfermedad (o en cuarentena) por ser positivo en el sistema, como insumo imprescindible para identificación de brotes institucionales y gestión de los recursos humanos.
  • Diagnóstico de COVID 19 en tiempos adecuados para la toma de decisiones clínicas de aislamientos y cuarentenas,  
  • Fiscalización del accionar de los comité de contingencia de COVID 19 en las instituciones, para que se ajusten a la normativa del MSP de forma sistematizada.
  • Elaboración y publicación de pautas de manejo terapéutico del MSP para protocolizar las acciones y unificación en todo los prestadores.
  • Establecer un primer nivel de prioridad de vacunación (ni bien se disponga de la misma) al personal de salud y poblaciones que asocien factores de riesgo de mortalidad definidos por la epidemiología nacional. Potenciar escenario de vigilancia epidemiológica activa y pública, con registro de efectos adversos a la misma.

En este contexto sanitario de alta sensibilidad social y angustia colectiva, es donde más nos necesitamos solidarios como sociedad, desde el colectivo médico reivindicamos el máximo compromiso y el mayor de los esfuerzos profesionales y humanos para una asistencia de calidad. Exhortamos a toda la población a contribuir con el cumplimiento de las medidas de distanciamiento físico necesarias para bajar el número de casos.

Saldremos adelante de forma colectiva y solidaria.

jueves 14 de enero de 2021