Historia de la Medicina en Uruguay

Dr. Carlos Evaristo Chouza

A dos años de su fallecimiento fue recordado por colegas y alumnos

El lunes 14 de abril de 2008, en el Anfiteatro del Instituto de Neurología, en el Hospital de Clínicas, se llevó a cabo un sentido homenaje al cumplirse dos años del fallecimiento del Prof. Dr. Carlos Evaristo Chouza, quien fuera destacado director de dicho Instituto.

En la oportunidad diversos oradores recordaron distintos aspectos de la personalidad y del trabajo desarrollado por el profesor Chouza. En este sentido hicieron uso de la palabra los doctores Fernando Mañé Garzón, Matías Pebet, Juan Francisco Estable y Jorge Lorenzo. La Ing. Agr. Gimena Chouza, hija del homenajeado, agradeció al Instituto de Neurología y a los presentes por este acto recordatorio.

En su alocución, el Dr. Jorge Lorenzo se refirió principalmente al trabajo del profesor en lo que se denominó "equipo de Parkinson", y dijo:
"En esos años se crean varios grupos de trabajo, entre otros el inicialmente conocido como "equipo de parkinson" o policlínica de parkinson".

En su inicio, estuvo a cargo de José B. Gomensoro, quién reclutó a Carlos como responsable y a Susana Romero, entonces postgrado de Neurología en calidad de colaboradora.

La creación del equipo coincide con el descubrimiento de la dopamina y su papel como neurotransmisor central y como terapia eficaz en la Enfermedad de Parkinson.

Un hito en Neurociencias clínicas, tal vez el más trascendente de la segunda mitad del siglo XX, Parkinson y Dopamina, enfermedad y cura, fueron descubiertos, simultáneamente por André Barbeau, en Canadá y Hornikiewicz en Europa. Cotzias ensaya la fórmula y la dosis que hace del levógiro de la dopamina la vía regia para el tratamiento de la E de Parkinson y señalan el inicio de la era de la neurotransmisión en el sistema nervioso central. Los tres fueron candidatos a Premio Nóbel de Medicina.

El equipo de parkinson, ensaya la droga, publica en ANLA y otras revistas sus resultados e investiga sus efectos secundarios, particularmente el síndrome de uso de l- dopa a largo plazo simultáneamente con los más destacados investigadores y centros del primer mundo.

El Equipo publica múltiples trabajos, muchos de ellos ensayos farmacológicos, con agonistas dopaminérgicos y otros fármacos psicotropos.

Uno de los trabajos más originales del Equipo en esa década fue Hemiparkinson: Un estudio clínico, neuropsicológico e imagenológico publicado en Advances in Neurology.

En una de sus visitas a Uruguay, Barbeau invitó a Carlos a participar en un estudio internacional sobre Enfermedad de Friedreich La búsqueda y diagnóstico de familias con esta patología nos permitió un estudio más amplio de las enfermedades heredo-degenerativas. El grupo amplió sus líneas de investigación constituyendo el Equipo de Afecciones Extrapiramidales.

Contribuyeron con este desarrollo las visitas de André Barbeau y de Karl Hussler, referentes internacionales en la materia. La personalidad de André, su peso en el mundo científico, su interés y preocupación por la escuela neurológica uruguaya, su declarada y desafiante militancia democrática, fueron anclas firmes para el desarrollo de un pequeño grupo de trabajo en un mundo académico inexistente y en una Facultad de Medicina intervenida por la dictadura.

Carlos viaja a Canadá invitado por André Barbeau. Esta pasantía por un Centro de primer orden y su estadía en las Islas Guam, estudiando el llamado "complejo parkinson-demencia", son también consecuencia de su relevancia internacional como investigador y de su infatigable curiosidad.

En esas épocas oscuras para el saber, Carlos supo encontrar los atajos y triquiñuelas que le permitieron, sin padrinos, ubicar al Instituto de Neurología en un lugar muy cercano al que lograron sus maestros.


Imagenes del homenaje