¡Feliz día, colegas!

Hoy como cada 3 de diciembre, celebramos el Día del Médico. Un día muy especial para quienes amamos esta profesión, elegimos vivir para ella y entregarle todo, aún parte de nuestra vida personal, esa que muchas veces queda de lado. Luchar por la vida, por curar la enfermedad, por calmar el dolor y dar dignidad a la muerte es un privilegio con el que la sociedad nos premia.

Y ese privilegio se disfruta toda la vida. Desde la etapa de estudiante e interno hasta llegar a residente: no hay mayor satisfacción que resolver un caso clínico complejo. Ver la sonrisa de un paciente a la hora del alta; una maniobra cualquiera ejecutada con adecuada técnica; o un “gracias doctor, sé que hicieron todo lo posible” en boca de un familiar; y más que eso, el convencimiento de que esas sensaciones se repetirán cientos, miles de veces. También los sentimientos opuestos ante resultados adversos, que nunca deben vivirse como fracaso si se hizo el máximo esfuerzo posible.

Al final de la carrera, el repaso a toda una vida de entrega con la sonrisa del deber cumplido también es una gran satisfacción.

Y en medio, la responsabilidad de analizar y modificar la realidad. De intentar dejar a las nuevas generaciones mejores condiciones para que sean mejores profesionales. Para que la sociedad se beneficie de una medicina humanizada y de calidad superior, de acceso universal y equitativo; porque ese es su derecho y nosotros debemos velar por el.

Desde el SMU saludamos a todos los colegas, y sobre todo a aquellos con la visión crítica, la propuesta, la fuerza incontenible que nos lleva a la mejora continua. Que nos consta no es una cuestión de edad, es actitud frente a la vida.

Hoy es el gran día del encuentro entre la comunidad médica mundial y la sociedad, disfrutémoslo.

¡Salud, colegas!

 

Dr. Gustavo Grecco.

Presidente del Sindicato Médico del Uruguay.

 

lunes 3 de diciembre de 2018