Los tests diagnósticos están llegando en cuenta gotas a las instituciones. Entrevista con Raquel Ballesté.

Desde el inicio del trabajo en respuesta a la pandemia de COVID-19, desde el Sindicato Médico del Uruguay hemos propuesto una estrategia amplia de testeo. Entendemos que el país debe destinar la mayor cantidad de recursos humanos y materiales en la gestión y la logística del testeo para este virus.

Creemos que realizar tests es la respuesta más importante para poder gestionar los casos, discernir y definir donde se internan quienes lo requieran, que recomendaciones se deben realizar a cada persona cuando vuelve a su domicilio.

El testeo a grupos de mayor vulnerabilidad o de riesgo nos va a permitir saber si es seguro que puedan reincorporarse o no a sus actividades habituales según los resultados.

Sabemos que la sensibilidad de los tests no es del 100% por lo cual en muchos casos es necesario repetirlos tanto para confirmar o descartar con mayor certeza la infección.

Por estas razones creemos que el aumento del testeo a población clave, asintomática y a las poblaciones con síntomas y tanto a niños como adultos es lo que aún resta por ser implementado de forma global a nivel nacional.

Para conocer en detalle la situación en torno a este asunto, desde el sitio web institucional del SMU se entrevistó a la directora del Laboratorio del Hospital de Clínicas “Dr. Manuel Quintela”, Prof. Dra. Raquel Ballesté.

La realización de test diagnósticos para COVID-19 ha estado en el centro de la discusión pública de los últimos días en nuestro país.

Ante la esperanzadora noticia del desarrollo por parte de un equipo interdisciplinario integrado por científicos de la Universidad de la República y el Instituto Pasteur Montevideo y los anuncios del gobierno sobre la capacidad de incrementar drásticamente la capacidad de realizar test diagnósticos. Cada día más uruguayas y uruguayos esperan el anuncio de que estos testeos se están realizando.

Ballesté explicó con preocupación que los test están llegando en cuenta gotas a las instituciones lo cual representa una dificultad a la hora de planificar ya que de acuerdo a lo promovido por Organización Mundial de la Salud (OMS) en los distintos países “un mejor resultado se logra si se establecen cortes entre pacientes positivos y negativos” y para esto es necesario realizar tests masivamente.

“Lo primero que tenemos que hacer es planificar” dijo Ballesté al SMU, pero para esto es necesaria una visión global de los recursos con los que se cuentan, tanto materiales como humanos.

La doctora entiende que se genera un cuello de botella sigue en el ingreso de los test al país, lo que determina su disponibilidad, “una cosa es lo que cada uno tiene proyectado que ingresará y otra es lo que tenemos hoy realmente en cada institución”.

Los kits de test diagnósticos

Existen varios problemas respecto a los kits de testeo de acuerdo a la opinión de la profesional: por un lado, están los implementos para la obtención de la muestra (hisopos y medio de transporte viral) previa a su llegada al laboratorio, por otro están los reactivos para extracción de RNA del genoma del virus, influyendo si es un análisis manual o robotizado y finalmente los kits de amplificación específicos para el SARS Cov2 (rt-PCR).

En síntesis, llegar a la situación ideal de realizar test en forma masiva, estrategia exitosa en países como Corea, si bien es recomendable, aún estamos lejos.

Se deberán coordinar los recursos materiales, humanos y logísticos para ser eficientes y esperar además que los insumos puedan llegar al país en tiempo y forma, además de tener una reglamentación del decreto que incluye en el PIAS la realización de los tests.

martes 14 de abril de 2020