ADVERTENCIA: El recurso que está visitando fue creado hace mucho tiempo y no ha sido revisado recientemente. Se mantiene como acervo de la Institución pero tenga en cuenta que puede contener información no relevante o desactualizada.

Medicina Legal descubrió retrato del Dr. Guillermo Mesa a un año de su muerte

«Hombre sensible, médico brillante, docente creativo»


La Cátedra de Medicina Legal de la Facultad de Medicina recordó al Prof. Dr. Guillermo Mesa y descubrió un retrato fotográfico donado por el Sindicato Médico del Uruguay al cumplirse un año de su fallecimiento. El acto contó con la presencia de figuras del ámbito judicial, médico y universitario.


por Armando Olveira

 

Fue un Dr. Guido Berro lleno de emoción el que abrió el acto con estas palabras: «...Sé que el Flaco no quería esta conmemoración evocativa, tampoco la necesitaba para estar vigente y ser recordado... Pero no podemos dejar que pase una fecha tan señalada para la cátedra, sin rendirle este modesto reconocimiento. Su foto tan expresiva me hace y nos hace bien. Es muy bueno que la tengamos aquí, tan cerquita».

El homenaje de la Cátedra de Medicina Legal al Prof. Dr. Guillermo Mesa tuvo lugar en la sede del departamento el pasado 15 de diciembre. Contó con la presencia del ministro de la Suprema Corte de Justicia, Dr. Milton Cairoli; el ministro del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Dr. Manuel Mercant, la ex ministra Jacinta Balbela; los ministros Dardo Preza, Eduardo Lombardi y el juez Eduardo Borges; el decano de Facultad de Medicina, Dr. Luis Calegari; el titular de la Cátedra de Psiquiatría, Prof. Dr. Ángel Ginés; el presidente del Sindicato Médico del Uruguay, Dr. Juan Carlos Macedo; el administrador del gremio, Dr. Antonio Turnes, profesores, asistentes y alumnos de medicina y derecho, médicos forenses, abogados, familiares y amigos. En la oportunidad fue descubierto un retrato del Dr. Mesa, donado por el SMU.

El Prof. Dr. Guido Berro rememoró al compañero y amigo: «Generoso hacia los desvalidos, tuve la suerte de conocerle, puedo atestiguar con emoción, sus virtudes de hombre sencillo, austero, humano, inteligente, sagaz, honrado, leal. Muchas veces fui testigo de su admirable capacidad para resonar con el dolor ajeno que comprendía en su más íntima y desgarrante dimensión... Fue tan generoso que no quiso que su querido libro tuviera su nombre como autor. Nos puso a todos en un plano de igualdad con él, ya fueran destacados profesores o entusiastas posgrados.

Por su vocación, siendo brillante cirujano, se dedicó a la tarea más opaca pero para nosotros sublime, la asistencia cabal a la justicia como brillante médico forense, vibrando y sintiendo con las víctimas y las injusticias».

«No le correspondía un final tan prematuro, triste y doloroso, que no pudimos ni supimos evitar... Nos queda mantener vivo su recuerdo y que sea por siempre ejemplo de vida, de universitario cabal y comprometido con esta atrapante especialidad», dijo Berro.

Cairoli: «Amigo del alma»

El Dr. Milton Cairoli, ministro de la Suprema Corte de Justicia, estuvo de acuerdo con Berro en «lo poco que le gustaban a Mesa los homenajes. Esto se debe a que tenía la brillantez de los genios, algo que lo hacía biológicamente humilde y autocrítico».

«Lo acompañamos en su esfuerzo titánico por consolidar la cátedra de Medicina Legal, con la revolucionaria idea de ensamblar el trabajo de jueces, abogados y médicos. Y nos sentimos orgullosos por ello. Fue una de las cosas más fantásticas que me ocurrió en la vida universitaria desde el egreso de Facultad de Derecho, allá por el lejano 1953», agregó.

Cairoli lo definió como «Maestro de la Medicina Legal con el que hemos podido compartir conocimientos que iban mucho más allá del derecho y la medicina... un amigo que no sabía ni quería ocultar sus sentimientos, con un corazón enorme que compartía generosamente con quienes lo rodeaban».

Rememoró una anécdota plena de humanidad: «Todos los principios de año, desde hacía tres décadas, me llamaba para saludar a mi familia, a eso de la 1.30 de la mañana. Una especie de amuleto de la suerte para ambos, algo que nos hacía cada vez más entrañablemente amigos. Al comenzar 1997, estando ya enfermo, en casa estábamos preocupados, porque eran casi las tres y el Flaco no había llamado. Para nosotros era mala premonición. Lo llamamos pasadas las tres... La verdad que ya no fue lo mismo... era un hombre para llevarlo en el corazón. Así será siempre para todos nosotros, sus amigos del alma».

El decano de la Facultad de Medicina, Dr. Luis Calegari, señaló que «Mesa era un hombre sensible, un médico brillante y un docente inteligente. Alguien que siempre estaba abierto a ideas de la facultad y la profesión».

«El mejor indicador de la calidad de un docente es el cariño y respeto de sus alumnos, en ese sentido la relación de Mesa con los muchachos era inigualable».

«Cambió la Medicina Legal del país. Su aporte fue decisivo para la evolución científica de la disciplina forense uruguaya».