Toxicología clínica en Uruguay: actualidad y desafíos.

Toxicólogos clínicos consideran que están en un momento ideal para constituirse como Sociedad Científica Médica y están dando los primeros pasos hacia ese objetivo.

Se entiende por Toxicología Clínica a la ciencia que estudia las manifestaciones clínicas y subclínicas de la exposición humana, aguda o crónica, a sustancias y productos químicos; los mecanismos a través de los cuales causan sus efectos, los procedimientos de diagnóstico complementarios, incluyendo el análisis toxicológico y los métodos para contrarrestar y prevenir estos efectos tóxicos.

Algunas de las características principales de la Toxicología Clínica son su amplitud, desarrollando un campo de conocimiento complejo y dinámico. La Organización Mundial de la Salud reconoce más de 100.000 sustancias químicas que rodean la vida diaria de las personas, adoptando características particulares según múltiples factores como zonas geográficas, procesos productivos, condiciones de trabajo, tradiciones socioculturales y patrones de consumo por ejemplo. A esto se suman las toxinas naturales, generadas por microorganismos o principios activos de plantas y venenos animales.

Unas mil nuevas sustancias ingresan cada año a los procesos industriales, agrícolas o al consumo de la población. 

En Uruguay, la Toxicología Clínica, se ha desarrollado íntimamente relacionada con el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT), creado en 1975, en el ámbito de la Facultad de Medicina, por lo cual en la década del 80 se crea el Departamento de Toxicología, y la especialidad en Toxicología Clínica. El marco conceptual de la especialidad, sus áreas de acción y su contenido temático, fueron actualizados y aprobados por Facultad de Medicina en marzo de 2003. A partir del año 2009,  el Departamento cuenta con postgrados y también  con Médicos Residentes de Toxicología.

El Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico CIAT, registra en la última década un promedio de 11.000 consultas anuales sobre situaciones de sospecha de intoxicación. Es decir que en el país hay al menos 35  nuevas situaciones problema vinculadas a sustancias químicas por día.

Ser Médico conversó con la Dra. Alba Negrin, Prof. Agregada del Departamento de  Toxicología de la Facultad de Medicina de la Udelar para conocer más sobre la actualidad de la especialidad y los desafíos que enfrentan.

Negrin dijo a Ser Médico que están en un momento ideal para constituirse como Sociedad Científica Médica. Si bien existe desde hace décadas, la Sociedad Uruguaya de Toxicología y Ecotoxicología, sociedad interdisciplinaria, es necesario y pertinente en la actualidad, un abordaje de la toxicología desde la profesión médica.

Negrin explicó que “el campo de actividad del especialista en toxicología incluye actividades en consultorios de atención ambulatoria, en emergencias hospitalarias y en salas de internación. En la práctica de los servicios de salud, el toxicólogo clínico tiene competencias que le permiten realizar el diagnóstico y el tratamiento específico de un caso de sospecha de intoxicación individual o colectivo y contribuye a la toma de decisiones clínicas y decisiones  en salud pública sobre los diferentes grupos de agentes químicos: medicamentos, plaguicidas, sustancias industriales y de uso doméstico, toxinas naturales, así como drogas de abuso y contaminantes del ambiente”.

Hoy en día, resulta fundamental evaluación clínica encarada por el Toxicólogo al lado del paciente, evaluando la oportunidad y tipo de tratamiento a realizar, así como pautar elementos a considerar en la evolución clínica según las particularidades de cada situación.  Las intoxicaciones son fenómenos dinámicos y complejos, y es por estas características que el medico toxicólogo puede aportar para su resolución en beneficio del paciente” comentó Negrin.

Los agentes más implicados en las consultas son los medicamentos, y las circunstancias de exposición son accidentales, intentos de suicidio, errores en su uso, o reacciones adversas. “Este perfil epidemiológico es similar al de los centros de toxicología del mundo desarrollado” explica Negrin.

El asesoramiento desde  un Centro de Toxicología, brinda las medidas terapéuticas  iniciales,  orientado a resolver la urgencia en forma temprana pero el médico especializado integrado a los equipos asistenciales es lo que permite  el mejor enfoque diagnóstico y terapéutico. En las intoxicaciones sub-agudas o crónicas encontrar el agente causal y su rol  puede ser un desafío en la interpretación adecuada del caso clínico.

El conocimiento de los agentes químicos, su generación,  las situaciones de riesgo que pueden crearse  y su modo de ingreso al organismo permite  al médico toxicólogo intervenir en la prevención.

El proyecto de constituirse como Sociedad científica tiene como objetivos, promover el progreso y desarrollo del conocimiento y el ejercicio de la toxicología, en beneficio de los pacientes, y la comunidad en general así como contribuir al perfeccionamiento técnico y científico del Médico Toxicólogo o del médico con formación en toxicología clínica, enriquecer al sistema de salud con un especialista que aborde los desafíos de los pacientes intoxicados ya sean exposiciones agudas o crónicas.

En los primeros días de junio, las y los toxicólogos del Uruguay realizarán una actividad en el Sindicato Médico del Uruguay para avanzar en la creación de esta nueva sociedad científica.

miércoles 15 de mayo de 2019